El cuerpo de mi madre

Mi casa es el cuerpo de mi madre

y yo siempre duermo empapada

con las piernas encogidas en el pecho.

 

Llegará el día en dónde

ya no me acuerde de ti

Y se me olviden los nombres

que nos trajeron aquí

Hasta entonces

trato de recordarte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trato de recordar

los objetos que hacen que otros objetos

mantengan la casa hermética.

Los recuerdos que evitan

que los objetos que no deseamos

entren a tu cuerpo.

 

Esta casa no fue construida:

fue expulsada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Esteban Peña

Fotografías de Ralph Eugene – Meatyard y Music for Meatyard

 

 

Share :
You may also like
Un sonido amarillo
Poesía
Restos de otra vida
Poesía