Cuaderno de deportes

νζ ́ | SOBRE EL ARTE DE INMORTALIZAR

Señores vencedores olímpicos
y también señoras
se les comunica que una vez más
no tendremos la escultura de rigor.
La Sociedad de la Escultura
se ha pronunciado contra la tradición.

No habrá además el acostumbrado
poema—homenaje.
Los días de antaño están agotados
no sabemos pues quién es el hoyo del queque.
Eso sí se reproducirán fotos al por mayor.
Caleta.
Se les pide pues estar alertas
y no asesinar vuestras propias imágenes.

 

ιδ ́ | GRECIA REPLICANTE

Para Elías Padilla

Una asperjada de helenización nos llegó.
Construyeron estatuas desanimadas que
regaron por aquí y por allá
por los caminos cotidianos de la ciudad.
Metieron unas columnas sin fuste
por algo que se encumbraba con orgullo
y que también se venía abajo
en los comienzos de la feliz copia.
Los frisos grandisonaron
neoclásico borroneado a cualquier desciframiento.
Descascaraban como el hombre gris.
De Herculano y Pompeya solo nos llegaron
las cenizas. La sismicidad siguió siendo
vernácula.
Grecia se llamó la avenida
en la delantera del Estadio Nacional
y Maratón una calle aledaña
por donde los derrotados del 73
marcaron el paso con rumbo desconocido.

Nunca se supo nada de la Némesis
y el arte de la fachada sacó culto.

 

λα ́ | EN PLENO JUEGO

Con su constante batir en nada
en nada se parece al tenis de mesa
ni a la arremetida en los 10 mil metros planos.

Ante la imprecisión de la materia
siempre se está sin entrenamiento
y sorprendida por la espalda.

Toda presentación tiene un régimen solitario.
En sueños te dijeron:
«No des vuelta la página».

Me sorprende que sigas adelante
puñado de gusanos
y veas metas donde solo hay espejismo.

 

UN-DOS-TRES MOMIA

Escuelas vacías por encima de todo
vuelan
hojas resecas
Las canchas        muebles en desuso
La jabalina por el aire sin clavarse en tierra
El salto de pértiga colgando de su abismo
El discóbolo apoyado en pierna derecha
no sacó el parabólico tiro
El ego a punto de alcanzar su —ísmo culminante
Balones a punto de encestarse
El ciclista perdido en la ruta
La publicidad vial igual a sí misma
Ciudadanos en la contractura de ser      su tegumento
El atleta en el equilibrio de un pie
El paso-a-paso y el puro tropiezo
El velocista vendado con la paradoja
El cuerpo entre paréntesis
ni mens ni corpore sanos
El levantamiento peso-zoom         en el vacunatorio
La democracia queda           la puerta entreabierta
En el bajorrelieve la antorcha llameando en el ensueño
En las calzadas hormiguea lo que hormiguea.

Santiago, 2021

 

λ ́ | FALTA DE JURAMENTO

En los días que corren
para los que se empinan
desde el fondo de sí mismos
y llevan sus cuerpos a la máxima expresión
no necesitarán extraer palabra alguna
bastará con muestras y contramuestras
un poco de sangre sudor y orina
y un apetito antropófago.

 

2004: Odisea al espacio olímpico

Grecia, año 2004. La delegación chilena aterriza en suelo olímpico. Chile llega a la capital griega sin haber obtenido una medalla de oro en toda su historia. La abanderada para la ceremonia de apertura es Kristel Köbrich. Casi como un presagio, cuatro años atrás, en las Olimpiadas de Sidney 2000, Nicolás Massú asume como abanderado olímpico ante la inesperada negativa de Marcelo Ríos, quien se bajó de la ceremonia inaugural porque la diri- gencia chilena no logró conseguir entradas para su familia. El resto es historia conocida: Massú y González obtienen en Atenas las dos primeras medallas de oro para Chile en unos maratónicos partidos de tenis, de la modalidad de dobles y singles, que tuvieron al país paralizado durante todo un fin de semana.

Es 2004 también en suelo criollo. Elvira, impulsada por una invitación de la Fundación Mustakis para hacer un taller de poesía con motivo griego en la Biblioteca Nacional, comienza a escribir este Cuaderno de deportes. Imagino que toma apuntes, lee a los clásicos, se nutre del léxico griego y olímpico. Estudia fervorosamente a Píndaro, indaga sobre la arquitectura griega, se empapa de conceptos e imágenes áticas y egeas. Pero no se queda

solo allí. Se detiene en los conflictos bélicos del período clásico. En la Guerra del Peloponeso y en la comprensión del término agón, en tanto «conflicto» o «contienda». Y también en un presente gobernado por la violencia internacional. Solo en febrero de 2004 un ataque del Ejército Israelí en Gaza termina con la vida de 15 civiles palestinos. Y exactamente un mes después se suceden los Atentados del 11 de marzo en Madrid, donde una serie de ataques terroristas en trenes deja a 193 personas fallecidas y a más de dos mil heridos.

Todo ese universo mestizo y simbólico, donde conviven un pasado y un imaginario clásico remotos, un presente olímpico hipermediatizado y una agenda internacional gobernada por la violencia, se conjuga en Cuaderno de deportes. En sus versos figuran lugares y personajes extraordinariamente diversos y distantes entre sí, como Hollywood, Zeus, los JJ.OO. de Múnich, Dostoievski, Faetón, Gaza, Pompeya, el Estadio Nacional, Némesis, la Vega Central, Edipo, Colina, el Cementerio General, Emil Zátopek, Creta, Teresa Calderón, Dioniso y Apolo, entre muchos otros. Y conceptos o usos lingüísticos como «el chorreo», demos, noúmeno, «el hoyo del que- que», airway, «llover a cántaros», fair play, triumphus y el verbo «turistear». Esta copiosa variedad de elementos da cuenta de un arco de tiempo de más de dos mil años y de un léxico cruzado y sincrético, el que alude a la cultura griega antigua, al deporte olímpico, al despliegue

de anglicismos y a un lenguaje chileno cotidiano y coloquial, como advirtiendo los alcances de la globalización a escala mundial. Y en el caso de Chile, la norteamericanización del lenguaje y de la experiencia producto de un sostenido imperialismo cultural.

En este sentido, los poemas de Cuaderno de deportes dan cuenta de un presente donde los valores clásicos y olímpicos están completamente ausentes. Donde esa tregua sagrada que implicaba la realización de las Olimpiadas en la antigua Grecia es, en la realidad contemporánea, imposible. Donde el planeta lleva siglos siendo gobernado por ideales opuestos a los del olimpismo, que en su “Carta Olímpica” promueve «una forma de vida basada en la alegría del esfuerzo, el valor educativo del buen ejemplo, la responsabilidad social y el respeto a los principios éticos fundamentales universales (…) con el objetivo de poner el deporte al servicio del desarrollo armónico de la humanidad, con miras a promover una sociedad pacífica que se ocupe de la preservación de la dignidad humana».

Creo que Cuaderno de deportes es una alegoría de la derrota moral de la humanidad. Al igual que gran parte de la escasa tradición poética chilena deportiva, el deporte aparece en él como un símbolo que permite desplegar una profunda crítica social, centrada en el individualismo, en la codicia, en la banalidad, en la manipulación mediática de la realidad, en la perversión de la clase política y en la extensión de la violencia y del ímpetu bélico e imperialista. La presencia de los elementos griegos y olímpicos funciona a la manera de un contrapunto, en el sentido de que sugiere la proliferación, en el presente, de una filosofía de vida diametralmente opuesta a lo que dichos elementos simbolizan. Pero a la vez, pese a la debacle moral que se esfuerza por ilustrar el libro, los poemas no pontifican. Sus versos no son altisonantes ni sentenciosos. No buscan dar cátedra moral ni establecer códigos de conducta. Solo disponen una versión de la realidad, abundante y compleja en términos semióticos y antropológicos, ante los ojos del lector. Y lo hacen con gracia, con conciencia de la propia escritura y sobre todo con sentido del humor. E incluso se permiten recomendarnos, siempre con el regate que proyecta la ironía, que entremos a la coreografía del presente con gran alegría mundana.

 

Poemas por Elvira Hernández; Epílogo por Andrés Urzúa de la Sotta

 

Cuaderno de Deportes
Elvira Hernández
2021
Provincianos Editores
Edición, diagramación y epílogo por Andrés Urzúa de la Sotta
Diseño de tapa por Daniela Quintana
$9.000 CLP
Se puede comprar aquí

Share :
You may also like
Reminiscencias de tu reflejo salvaje
Poesía
Saliendo de la Ciudad
Poesía