Malezas

Mala Yerba

 

En esta tierra

en la que germinan tan bien las sombras

Donde se cosechan pesadillas de exportación

Me decido a plantar maleza

Mala yerba

puñados de células desdeñables

mutiladas por estética

rechazadas

por consorcios empresariales

por la ciencia

por las fuerzas de producción

                                                                                    por estar desprovistas del halo de la utilidad

 

 

Inmaculadas de significantes

las nomino a mi antojo

pero jamás pronuncio ni escribo sus nombres

Las colecciono

en la mejor tierra

Ya quisieran mis familiares y mascotas ser enterrados en una tierra así

Les pongo paredes

Aunque no vayan a ir a ningún lado

Nunca se sabe

Les pongo paredes

Las protejo del mundo

del viento que arrecia fuerte por la tarde

Las amamanto con la leche agria

de mi comida descompuesta

Dejo que los gusanos hagan sus orgías en mis narices

Para endulzarles la tierra

Con  calor de suave y húmeda carne de lombriz

 

 

La maleza atrae más maleza

y todas sus formas son bienvenidas

la única condición

es no dar frutos de ninguna índole

no sanar nada en lo absoluto

no aportar ningún mineral o nutriente

a esa tierra infecta que es un cuerpo

ser completamente inservible para mi especie

 

Crecen muy rápido

metidas en cualquier rincón

conformistas

se cobijan incluso entre las grietas del cemento

 

En su embriaguez de sol

Reptan más rápido que las demás plantas

Ahorcan tomates y sus asquerosos y serviles frutos

Se me enredan en los nervios

su influjo es grande

y mi violencia a escala cósmica

 

Me convierto en un genocida de pulgones

Conchuelas

Y moscas blancas

Todos quedan estampados de a decenas en las yemas de mis dedos

la humedad pringosa que siento es una confirmación de su muerte

Acaricio las hojas

y como consecuencia de mi humano amor por lo inmóvil

sepulto enormes cantidades de pequeñas vidas

en la misma tierra en la que sus cientos de huevos eclosionarán

solo para encontrar la muerte en mis uñas sucias

pienso

mientras

un chorro de agua cae

sometido

a la extranjera voluntad de mi mano

y a la gravedad del planeta

pienso

a la manera de las gotas de agua que se esparcen

fuera de los maceteros

y se evaporan al instante bajo el sol de media tarde

pienso

que la balanza de la justicia personal

tiene extrañas formas de hacer cómputos

conversiones

y equivalencias

 

Sólo así se puede convencer a un niño de no haber sido

penetrado

por el párroco de la esquina

 

Solo así puede un puñado de hombres con armas destruir un país

 

Solo así se puede sembrar la tierra con cuerpos

y abonarla con silencios,

con memorias descompuestas

 

Poema y foto por Miguel Masías

Share :
You may also like
El Eterno Retorno
Poesía
Soy un domingo que ha durado más de treinta años
Poesía