Tres Poemas de Daniel Silva

Conversaciones abiertas

 

Conversando en el carrete

Las palabras constituyen

El camino por el cual

Se liberan nuestras bestias

 

Alegres y chistosas

Intrépidas o soberbias

Tímidas o descaradas

El filtro no controla

Todo lo que dicen

-El filtro no es capaz-

De resistir a la influencia

Ejercida por los líquidos

-El filtro no es capaz-

De resistir a la influencia

De las bestias liberadas

 

También salen los fantasmas

Inevitablemente

A transitar

Se mezclan en el baile

Buscando su oportunidad

Para dejar de ser ignorados

Buscando una persona

Lo suficientemente valiente

Para realizar el exorcismo

 

No es anormal

Que de un momento a otro

Las palabras pavimenten

El camino hacía agujeros

Enormes de silencio

O se aprovechen del momento

Para traer a los presentes

Incomodas cuevas inexploradas

Ubicadas en su interior

Que siempre son disipadas

Con gran habilidad

Por alguno de los participantes

 

 

El adicto a la sospecha

 

El adicto a la sospecha

Se mira a los ojos en el espejo

Comprueba el aspecto de su rostro

No vaya a ser que se vea mal

No vaya a ser que espante gente

Debe estar todo bajo control

Todo en su lugar

 

El adicto a la sospecha

Va observando a las personas

Dejando que ellos actúen primero

Preguntándose por los motivos

Oculto detrás de su comportamiento

 

Adicto a la sospecha no te enfríes

No te vuelvas un microscopio

Ni un escáner de rayos X

No estás fuera de los acontecimientos

No eres un juez

No eres un científico

 

Adicto a la sospecha

Con qué fin te dedicas a analizar a las personas?

Crees estar mejor que los demás

Porqué (supones) descubres alguno que otro secreto psicológico?

Cuidado que tú disciplina es peligrosa

Puede llevar a ninguna parte

O peor aún

Te puede llevar al olvido de ti mismo

 

 

La mosca

 

 

Soy una persona común

No salgo de la regla

No tengo nada que me haga excepcional

Soy uno más entre millones

A veces soy astuto

A veces soy un estúpido

A veces tengo éxito

A veces fracaso inevitablemente

A veces pienso que soy especial

Pienso que merezco algo mejor

Pienso que estoy destinado a grandes cosas

después vuelvo a la realidad

y vuelvo a entender que:

 

Soy un simple ser humano

que no puede cambiar el mundo

que no puede evitar la muerte

que después de años de trabajo

tal vez consiga una bonita casa

en algún bonito camino

en uno de los millones de lugares sobre la tierra

y ahí quizás tenga felicidad

y quizás no la tenga

y después pase el tiempo

como siempre

hasta que me pase a mi finalmente

la muerte imperecedera

y sea mi corazón el que se detenga

sea mi cuerpo el que se quede tieso

sea yo el que experimente la salida inevitable del aliento

 

Después de eso quedara mi casa

tal vez algunos hijos

hasta que eso pase también

Porque el tiempo es más grande que la historia

Y en la historia mi vida ya será insignificante

y así a veces pienso

que todo esto es absurdo

y me quedo así pegado

hasta que reacciono y me digo

no importa

 

Algo tendré que hacer por mientras

Quizás divertirme un poco

Conocer algunas cosas

Ayudar a algunas personas

Amar a los que están conmigo

El final es siempre el mismo

Se te ha negado la eternidad

Y no hay porque quejarse

No eres el primero

Todos los que han estado vivos han muerto

El camino es lo que importa

 

 

Por Daniel Silva

Share :
You may also like
Nanai
Poesía
Tres marcianos
Literatura - Poesía