Superposición de sombras

I.

 

Alguna vez has visto la sombra de las sombras

que hacen que haya un suelo bajo el suelo

en donde aparecen esas manchas,

las mismas que se movían por tus ojos

quizá por horas,

las que sólo se mostraban después

de refregarte la mirada cuando niña.

De esas manchas se fabrica en el suelo

la negrura más terrible.

 

II.

 

Esas manchas se retorcían, aparecían

como sombras en el techo

pero vivían en la esclera de tus ojos

mientras intentabas dormir.

Ahora no las ves,

las olvidaste el mismo día

en que miraste la sombra de las sombras.

 

III.

 

Yo vi la sombra de mi abuela en la sombra de mi madre.

Cuando ella lloraba cada noche por su muerte

aparecía esa sombra

mientras la miraba por la puerta entreabierta.

 

IV.

 

Yo no recuerdo esas manchas

aunque mis puños cavaran en mis cuencas

y refregaran la nostalgia de quererme cuando niña.

Tampoco quiero verlas

sería terrible si se acomodan en una sombra

e hicieran aparecer el pozo negro al que temes mirar por accidente.

 

 

Por Carla Romero

Pintura de portada: Penélope de Tano Festa.

 

Share :
You may also like
Cuaderno de deportes
Poesía
Se ofrece
Poesía